Honestidad. Significa respetar los bienes de los demás tanto materiales como espirituales.

Justicia. Es dar a cada cual lo que corresponde.

Respeto. Significa tener en cuenta los derechos de los demás, y tener dignidad para hacer valer nuestros derechos.

Responsabilidad. Es responder por nuestros actos y de lo que ellos se deriva.

Tolerancia. Es aceptar que otros tienen otra forma de ser, de actuar, de expresarse o de vivir y comprenderlos.

Solidaridad. Es ayudar a los demás con verdaderas acciones, donde comparto lo que tengo, ya sea material, espiritual o intelectual.

Pluralismo. Propicia la existencia y coexistencia de minorías y mayorías de grupos sociales que se diferencian entre sí, pero que coinciden en el hecho de vivir, trabajar, estudiar o estar en el mismo lugar.

Inclusión Social. Es reconocer en los grupos sociales distintos el valor que hay en cada diferencia, el respeto a la diversidad, y el reconocimiento de un tercero vulnerable, con necesidades específicas que deben ser saciadas para que pueda estar en condiciones de igualdad y disfrutar de sus derechos fundamentales.